+1 650-253-0000

Frases

Frases Poderosas

  1. “Estoy Equivocado. Es duro admitir cuando estamos equivocados, incluso ante nosotros mismos, y aún más difícil decirlo en voz alta, “Estoy equivocado”, en especial a aquellas personas que más nos importan o a quienes queremos importarles mucho. No significa nada a menos que salga del corazón, no sólo de nuestros labios. También debemos entender que podemos hacer un impacto positivo en la vida de otros cuando admitimos que estamos equivocados.Ayudan a mejorar nuestra propia actitud positiva.Los líderes a veces deben admitir que están equivocados. La habilidad de admitir que estabas equivocado te permite corregir errores y trabajar en equipo para hallar soluciones. A veces con el afán de tener la razón, termina en discusiones que no vale la pena ganar y que en retrospectiva, son sencillamente tontas. Las equivocaciones son inevitables, y negar su existencia sólo crea arrogancia y contienda. Tu ego nada más te llevará hasta cierto punto, pero tu integridad y humildad te llevará hasta el éxito.

    “Estoy equivocado” es una frase poderosa para personas positivas porque puede lavar el dolor de una relación tensa. hacer que una negociación avance, terminar una discusión. La vida es muy corta. Un ego no es muy grande ni muy frágil para que una persona sane una herida y arregle una relación con unas pocas y sencillas palabras.

  1. “Lo siento. ”En el proceso de estar equivocados podemos haber lastimado a alguien, así que admitirlo debe ser más que algo técnico o mecánico como sólo decir que la otra persona tenía razón y nosotros estábamos equivocados. Cuando le hacemos daño a alguien, esa persona responderá con ira hacia nosotros. Debemos hacerle saber que honestamente lamentamos lo que hicimos.La habilidad para decir “lo siento” muestra que podemos ver el punto de vista de la otra persona, que deseamos conservar una relación y que no somos demasiado grandes como para inclinarnos a ver el bien en los demás. Una disculpa es una decisión consciente a la que llegamos cuando tenemos empatía por los sentimientos de otros. En lugar de pensar en la disculpa sólo desde nuestro punto de vista como una admisión de nuestras equivocaciones, consideramos cómo nuestra disculpa beneficiará a la persona que hemos ofendido y de hecho tendrá un impacto positivo en su vida .Disney dijo que hay tres tipos de personas: los “envenenadores de pozos”, que son quienes critican y tratan de destruir a las personas en lugar de edificarlas; los “podadores de pasto”, buenas personas que hacen su trabajo, pagan sus impuestos, y cuidan de sus familias y casas pero nunca se aventurar a salir de sus patios para ayudar a otros; y los “enriquecedores de vida”,  quienes por medio de sus amables palabras y hechos, enriquecen la vida de otros y dejan su mundo siendo un mejor lugar por haber vivido en él.En lugar de defender nuestra posición y tratar de hallar culpables, podemos tener empatía en lugar de criticar, ser humildes en lugar de ser arrogantes.  Es por eso que la habilidad de decir “lo siento” es tan importante. Decir esas palabras quitará el peso de una consciencia cargada por guardar silencio.
  1. “Tu puedes”Como padres, debemos crear esa atmósfera positiva en nuestros hogares. Debemos animar a nuestros hijos a que puedan hacer lo que se propongan en sus mentes y que Dios los bendecirá y tendrá Su mano sobre ellos.Es importante estimular la actitud “Tu puedes” en otros y dentro de ti. A veces es lo único que lleva a una persona a lograr su meta.Nunca descubrirás que tan lejos puedes llegar si no empiezas a “hacerlo”. De otra forma limitas toda tu vida y siempre tendrás de qué arrepentirte, pensando: “Quisiera haber intentado eso”. Cuando desarrollas la actitud de “Puede hacerlo”, todo sucede, y el Señor luego te provee y comienza a darte respuestas. Evalúas obstáculos honestamente, pero los consideras como algo que hay que superar en lugar de una razón para no hacer nada. Traza una meta y ve tras ella. ¡Tú puedes!
  1. “Yo Creo en ti. ”No podemos lograr nuestras metas más elevadas sin creer en nosotros mismos. Una de las maneras más efectivas como podemos ayudar a otros a lograr sus sueños es afirmándoles, “Creo en ti”. Necesitamos estar atentos para protegernos contra la influencia de quienes muestran con sus palabras o acciones que no creen en nosotros. Todos tenemos la tendencia a dudar de nosotros mismos. Y esa tendencia la pueden reforzar los pesimistas.“¿Por qué no nosotros? ¿Por qué no ahora?” Ese sentimiento resume cómo deberíamos creer que podemos triunfar. Debemos cree que podemos ser el ganador, el triunfador, la persona exitosa que alcanza metas. Debemos comenzar ahora, porque si seguimos esperando y preguntándonos, nunca haremos nada. Nuestros hijos son los que más necesitan escuchar “Creo en ti”. Aconsejarlos y orientarlos les comunica que creemos en ellos.La habilidad de crear una atmósfera de confianza es una destreza que necesitamos en nuestros líderes actuales. Como lo he dicho antes, aprender a ser positivo y aprender a usar frases positivas es especialmente importante para los líderes. Cuando hablamos de creer, también necesitamos mencionar que debemos intentarlo. Nunca sabremos qué podemos lograr hasta que pongamos a prueba lo que creemos al intentarlo.“Si no entras en la carrera jamás ganarás. Así es como funciona la vida. Así no hayamos ganado entramos y competimos”.

    El punto es que puedes tratar o llorar… Lo opuesto de “no se puede” es “tratar”. Cuando crees en ti mismo, puedes visualizar a esa persona que tienes el potencial de llegar a ser. Puedes dedicarte totalmente a lograr tus metas cuando rompes el hábito de llorar y crees completamente en lo que puedes hacer.

  1. “Estoy Orgulloso de ti”. Probablemente lo más poderoso que podemos decirle a nuestros hijos después de “te amo” es “estoy orgulloso de ti”. El deseo de nuestra niñez expresado en “mírame”, permanece con nosotros durante toda la vida, es una necesidad humana el ser reconocido y aceptado por quienes son más importantes para nosotros. Anhelamos reconocimiento durante toda nuestra vida. Nos esforzamos para ganarnos el derecho a que estén orgullosos de nosotros. El poder se magnifica cuando lo enviamos por escrito, enviarlas en carta o nota realmente merece el esfuerzo extra.Todos necesitan gestos de ánimo que digan “Estoy orgulloso de ti”, ya sea con palabras, notas o acciones, y no importa si estamos comenzando en la vida o en una empresa y tratando de fortalecer nuestra confianza o si ya hemos llegado a la cima.Siendo niños, lo necesitamos de parte de nuestros padres, como estudiantes, de nuestros maestros y entrenadores, y todavía necesitamos afirmación como adultos de parte de nuestros compañeros de trabajo y jefes.Veo que “Estoy orgulloso de ti” es especialmente animante para personas que usualmente no ganan los premios y las recompensas de la vida, quienes pueden dudar de sus habilidades y tienen dificultades para encontrar algo de qué enorgullecerse. “Estoy orgulloso de ti” es más poderoso cuando se le dice a alguien en público, frente a personas que ellos respetan y admiran… Es por eso que debemos creer en el potencial ilimitado y animar a otros a hacer lo mismo.

    Yo no creo que alguien sea sólo un mecánico o sólo un vendedor, sólo un transportador de basura o sólo cualquier otra cosa. Todos somos seres humanos con dignidad, hechos a la imagen de Dios mismos y usando los talentos que Él nos ha dado para contribuir a la sociedad de la manera como sólo nosotros podemos hacerlo. El respeto es la clave. Y con respeto podemos decirle “Estoy orgulloso de ti” a cualquier persona por un trabajo bien hecho.

  1. “Gracias”. “Gracias” es un reconocimiento a la generosidad de la otra persona. Reconoce su amabilidad y el esfuerzo que hace al pensar en nosotros.Dar gracias y hacer gestos de agradecimiento son expresiones de nuestro amor o pensamientos amables hacia otra persona. Incluso cuando damos un pequeño regalo, se hace muy cierto lo que dice el dicho: “La intención es lo que cuenta”¡A la gente le gusta que les agradezcan y lo necesitan! El pozo de la amabilidad puede secarse cuando pasamos por alto el reconocer a los dadores de obsequios. El tiempo es el regalo más valioso que un padre puede dar. A menudo somos muy lentos para dar gracias y muy pronto para quejarnos.Como Norman Vincent Peale enseñó por muchos años, si estás preocupado por tus problemas y encuentras difícil concentrarte en lo positivo, “sal de ti mismo”. Comienza a pensar en otros. Más que decir “Gracias”, adapta tu actitud cada día para ser agradecido por la abundancia de las bendiciones de Dios.
  2. .“Te necesito”. Todos tenemos necesidad. Créelo. Y díselo a otros, tu cónyuge, tus hijos, tus empleados o compañeros de trabajo, el que recoge la basura o a tu pastor: “Te necesito”.Todos necesitamos saber que somos necesitados. Y son pocas las personas que pueden ir por la vida sin necesitar a nadie más.Necesitamos tantas personas que tenemos la tendencia a dar por hecho que contamos con ellas.Cuando sabemos que somos indispensables, nos sentimos mejor respecto a nosotros mismos, nos desempeñamos mejor, e incluso queremos mostrar cuán indispensables somos.
  3. “Confío en ti”. El éxito de nuestra sociedad depende de confiar en que alguien hará un buen trabajo, confiar que los demás serán honestos, confiar en que la gente cumplirá sus promesas.Para ser un líder valioso, debes ser digno de confianza.Todos siempre tendremos que tratar con aquellas personas cuya palabra no significa nada y que tratan de manipular el sistema para su propia ganancia. Como consecuencia de la desconfianza nos volvemos más recelosos con los extraños.La confianza se fundamenta en la Regla de Oro, confiar en que la gente nos tratará como quisieran ser tratados, no sólo nos afirma sino que nos anima a ser dignos de confianza. La confianza puede perderse rápidamente cuando no entregamos según lo prometido o retiramos lo que hemos dicho. Si le hablas con honestidad a la gente, siempre tendrás su confianza. “Confío en ti”: decir esta poderosa frase ayuda a fortalecer relaciones entre personas que dependen entre sí. Necesitamos la confianza como nuestro contrato personal no escrito en nuestras familias, matrimonios, lugares de trabajo y comunidades.
  4. “Te respeto”. Ganas respeto mostrando respeto.Ganar y mostrar respeto comienza con escuchar a los demás.Necesitamos interesarnos en la gente y escucharla, pero mostrar y ganar respeto también puede ser tan sencillo como recordar nombres y rostros.Cuando consideramos que cada persona ha sido creada a la imagen de Dios con un propósito en la vida, dignificamos a las personas al tratarlas como nosotros mismos quisiéramos ser tratados. Dios tiene un trabajo para todos.Todos tienen un papel en la vida. Debemos respetar a todos en vez de comparar nuestros talentos y ocupaciones con lo de ellos. Cuando ignoramos o clasificamos a las personas, les quitamos su dignidad y personalidad. Los degradamos y rechazamos según nuestros prejuicios. Es inútil vivir comparándonos con otros. Siempre tendremos personas más adelante de nosotros y también detrás. Jugar el juego de la comparación puede ser parte de nuestro espíritu competitivo, pero es un juego malo e irrespetuoso.El fundamento del respeto comienza en casa. Aprendemos a tener respeto por nuestros padres, hermanas y hermanos. Una meta familiar es defender a toda la familia inmediata y extendida, y desear lo mejor para todos.

    Una empresa, una relación, o cualquier organización sin respeto por sus miembros está destinada al fracaso. Junto con ganar y mostrar respeto, necesitamos aprender a seguir siendo positivos ante el irrespeto.

    Si crees en lo que haces, tienes que enfrentar a la multitud irrespetuosa. Como Jay solía decir: “Los perros pueden ladrar, pero la caravana sigue adelante”. Otra cosa que se opone al respeto y que debemos fortalecer y aprender a superar es el rechazo.  Tarde o temprano en la vida, todos necesitamos tratar con el rechazo.

    Si quieres respeto, te recomiendo que muestres respeto al interesarte en otras personas. Haz algunas preguntas. Escucha a aquellos que desean compartir contigo los momentos de orgullo en sus vidas. Rápidamente descubrirás algo acerca de ellos por lo cual puedes decir “Te respeto”. Al hacerlo, también ganarás su respeto y como persona respetada, ganarás autorrespeto.

  5. “Te amo”. Decir “Te amo” y hacerlo de corazón tiene un poder extraordinario.“Te amo” es la poderosa frase que abarca a todas las demás. Lo que sentimos por la gente, ya sea amor romántico, en relaciones familiares, o incluso amistad cercana, es una forma de amor.  Tenemos que amarnos unos a otros, esa es la amonestación bíblica expresada por Jesús. El amor es una forma más cálida de expresarnos en lugar de decir, “Te respeto”, o “Creo en ti”. Es una manera más tierna de expresar nuestros sentimientos por las personas que admiramos y apreciamos. El amor es un término de gran confianza y creencia, el término más fuerte que puedes expresarle a otra persona si sientes eso por ella. Decir “Te amo” es un gran paso para la mayoría de la gente.Debemos encontrar maneras de expresar nuestro amor a otros con quienes tenemos relaciones cercanas o quienes juegan un papel importante en nuestra vida.“Te amo” también es una frase especialmente poderosa cuando se la decimos a los niños. Esas palabras los hacen sentir protegidos, cuidados, seguros; que la persona que dice esas palabras realmente es especial. ¿Entonces por qué no decirla?Así que el amor está a nuestro alrededor. Debemos buscar y nutrir el amor, por nuestro Dios que nos bendice ricamente, por nuestros matrimonios, por nuestras familias, por nuestros amigos y por nuestras comunidades. Jesús dijo que el gran mandamiento es amar al Señor nuestro Dios con todo nuestro corazón y el segundo es amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Usemos nuestro corazón.

    Rich De Vos